11 de Julio, a las 17 hs. Luciano Peretto (abogado en la causa de #FacundoCastro junto a Leandro Aparicio), recibió un llamado de un vecino de Pedro Luro manifestándole que le habían avisado desde Mayor Buratovich que unos jóvenes que se encontraban deambulando por el “basurero viejo”, habían publicado en las redes sociales que habían encontrado restos óseos que podrían ser humanos.
En el afán de preservar las pruebas el Dr. Peretto pasó a buscar al vecino de Pedro Luro y se dirigieron al lugar. Al llegar visualizaron un patrullero de la Policía Bonaerense y el Dr. Peretto les dijo que debían retirarse de allí dado que la Policía Bonaerense se encuentra apartada de la investigación. Se produjo una fuerte discusión que ameritó que descendieran de sus vehículos un total de 5 efectivos policiales. El procedimiento estaba encabezado por el Subcomisario de Mayor Buratovich Pablo Reguilon, que en plena discusión le expresó al Dr. Peretto:
“Vos quédate tranquilo, que yo me estoy guardando todos los links de los medios en los que estás hablando y cuando todo pase yo se bien lo que tengo que hacer…”.
Se informó de esta situación a las autoridades de la fiscalía federal interviniente, haciéndoles saber que estaban arribando al lugar efectivos y móviles de la Policía Bonaerense, que luego fueron retirados por instrucción del propio fiscal interviniente. Cristina Castro, madre de Facundo, arribó al lugar y luego llegaron fuerzas federales y se hicieron cargo de la escena y descartaron, luego, la existencia de restos humanos, pudiéndose adjudicar a alguna especie animal.
La madre de Facundo y los abogados Peretto y Aparicio solicitaron a la Jueza Federal ordenar la constitución in situ de fuerzas federales que puedan acudir prontamente al lugar, porque “los 120 Km que nos separan de Bahía Blanca son demasiado en materia de tiempo que implica el desplazamiento, debiendo poner el cuerpo, la seguridad personal y todo lo que ello implica en procura de preservar una posible escena del crimen, la seguridad de testigos y familiares y cualquier otro posible hecho que entenderá VS, el caso implica”.
La querella entiende de una enorme gravedad institucional los dichos del Subcomisario Reguilon y el accionar de la bonaerense y reforzó el pedido a la Jueza Federal para que disponga los medios y diligencias necesarias para preservar la seguridad de las cosas y las personas que forman parte de la investigación de la desaparición de Facundo Castro.

Imaginate

Imaginate que tenés un hijo. Ya es grande. Tiene 22 años.
Imaginate que vivís en un pueblo. Donde todos se conocen, donde la bicicleta en la vereda, la reja abierta y nunca pasa nada.
Imaginate que tu hijo quiere ir a ver a la ex novia, a esa que no se sacó de la cabeza ni del corazón.
Imaginate que discutis y le decis que no se vaya, pero el es grande y decide ir igual.
Imaginate que no tiene un mango y decide hacer dedo. Pero en un pueblo, donde nunca pasa nada. Donde es común hacer dedo, porque siempre alguien en la ruta te levanta y te acerca.
Imaginate que hay cuarentena, y el pibe no tenía que salir, vos lo sabes y en el fondo él lo sabe. Se mandó una macana. En un pueblo, tranquilo, en el sur, en el frío, en la ruta, nunca pensó que pasaría algo, que sería grave, el tan solo quería volver a la casa de su ex, y tal vez pasar allí la cuarentena, y tal vez, compartir el frío de Bahía Blanca, los mates y el amor que a los 22 años estalla en las venas.
Imaginate que te llama la cana, y que te dice que lo detuvieron, pero que no pasa nada.
Imaginate que después te llama tu hijo y te dice que no lo vas a ver más. Y corta. Y nunca más te llama ni te atiende.
Y la cana te miente. Y la cana te dice mil versiones distintas. Y la cana te oculta información.
Imaginate que la última foto de tu pibe, es esposado, al lado de un patrullero. Esa foto que te dijeron que no existía, está. Y un diario local la comparte. Pese a que la cana te dijo que no. Que era imposible.
Imaginate que gritás y nadie te escucha.
Imaginate que los medios nacionales no repiten todo el día la noticia. Están ocupados en otra cosa.
Imaginate que nadie se espanta con vos. Que nadie grita con vos. Que nadie, absolutamente nadie hace algo para que tu hijo aparezca.
Imaginate que los que antes reclamaban por la desaparición de otro pibe como el tuyo, ahora especulan que esta vez no.
Imaginate que los que rompen el silencio, lo hacen en soledad como en otras épocas de pañuelos y rondas.
Imaginate que los nueve meses en la panza, que los años de escuela, que las tardes de merienda, que los bailes, que los partidos, que los goles, que los besos, los abrazos, los vieja llegué, los vieja me voy, los vieja te quiero… Todo eso ya no está. Todo eso desapareció. Te lo robaron.
Imaginate por un segundo todo eso.
Imaginate por diez minutos todo eso.
Yo no se vos, pero yo tengo un hijo.
Y me resulta intolerable, increíble, inaceptable, imaginarme todo eso.
Ahora, imaginate que el pibe que falta es el tuyo. Gritarías no?
Bueno. No seas parte del silencio. Gritá. Gritemos todos.
Nos falta Facundo. Queremos que aparezca. Se lo debemos a él, a su pueblo, a su gente y a su mamá. Porque cuando dijimos nunca más, era nunca más. Y era en serio.

#FacundoCastro
#DóndeEstáFacundo

Copiá y pegá para hacerlo viral!

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here